‘DESENFOCADOS’, sobre este blog

Desenfocados, verticales, pixelados, movidos, parcamente titulados… La serie de retratos granadinos de MadonaPerra esconde en su estridente falta de calidad el más profundo de los significados. Sí, es pop. También es subterráneo, callejero, compulsivo y todos esos adjetivos que se utilizan en el mundo del arte moderno -al que soy ajeno- y que están tan sobados que son neutros. Pero estas fotos no son neutras. Enganchan.

Tienen un significado, quizás más fácil de sentir para los que conocemos personalmente a su autor. MadonaPerra hizo estas fotos con su teléfono móvil Sharp disfrutando de las limitaciones en una época concreta. No es una colección involuntaria. En esas fotos queda retratada una ciudad, Granada, a través de una generación de habitantes conectados entre sí por lugares comunes: artistas, dj’s, camareros, músicos, fotógrafos, diseñadores, dependientas, perros, estudiantes, profesores, bailarinas, extranjeros, arquitectos… No tienen la misma edad, no se conocen todos, pero MadonaPerra los selecciona cuidadosamente –quizás esto lo niegue- en un caos del que acaba por nacer un árbol familiar en el que colecciona y conecta como si fueran cromos personajes de una escena heredera de los heterodoxos años 90, miembros de la Generación X que celebran su huída de la madurez y su confusión en una ciudad imantada, crítica y muy especial. Aquí todos escapamos de algo.

Técnicamente, tiene un método que consiste en que no hay método –aunque sé que esta afirmación también está ajada-. Utilizaba el móvil que tenía porque es el que tenía, retrataba a sus seleccionados en esos sitios porque es donde se los encontraba, nunca hizo una segunda toma, nunca buscó una luz óptima o un lado favorecedor. “Oye, ¿y me dejas que te haga una foto con mi móvil? Es para una serie”, me dijo antes de retratarme a mí, mientras estábamos charlando sobre algo –ojalá recordara el qué- en un bar del Realejo, nuestro barrio. Yo no pregunté nada y posé. En un momento en el que la tecnología ha pasado de democratizar la fotografía a democratizar la fotografía en alta definición y calidad garantizada –cualquiera se compra una buena cámara en Media Markt y la pone en modo automático-; en pleno ‘boom’ de las fotos accidentales o intencionadamente defectuosas o envejecidas con filtros estandarizados –ay, iPhone, ay, Hipstamatic-; ahora que se regalan reediciones de cámaras lomográficas para abandonarlas en la repisa, MadonaPerra presenta su colección metódica de fotos digitales con un teléfono de gama baja al margen de todos estos fenómenos. Y son fotos totalmente distintas, más auténticas.

Hay algo más. Algo subconsciente que late en todo artista que retrata su entorno, sea como sea. Una sospecha que quizás explique la seriedad o solemnidad con la que presenta unas fotos que han sido tomadas en momentos distendidos y desenfadados. Si alguna vez tienes la oportunidad de conocer a MadonaPerra te encontrarás ante un hombre dubitativo y observador, inseguro como todo artista, que en su entorno digital se esconde tras este pseudónimo, que tiene su historia. Creo firmemente que con esta colección de fotos también consigue –o al menos lo intenta- autorretratarse en una ciudad que le robó el corazón y en la que no le dio tiempo a encontrar su sitio; sabrás cómo es MadonaPerra porque en estas fotos verás con qué gente alterna en Granada y cómo le miran, qué sitios frecuenta y qué luz es la que se refleja en sus gafas, qué anhela y qué admira, qué punto de vista tiene y cómo ve las cosas, que es en definitiva lo que tiene que expresar cualquier artista con una obra. No es una serie de obras de arte; es una serie que, en su conjunto, es una obra de arte.

Podría haberme ahorrado toda esta parrafada con conceptos facilones que cualquiera podría haber escrito: naturalidad, cotidianeidad, espontaneidad, formato digital, contexto. Pero he buscado más conclusiones porque sé que la emoción que motiva este blog es la nostalgia de un lugar importante y que con la publicación de estas fotos –muchos ya las conocíamos gracias a otra red social- se terminará por enfocar a un autor en una ciudad. Es la historia y el lugar de MadonaPerra en Granada a través de nosotros, los demás, desenfocados.

Luis Arronte

Octubre de 2011

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s